¿Qué pasaría si...?


Pregunta que le envié a la almohada, ya que lo que tenía en mente no eran buenos vaticinios. Y es que en estos tiempos cuando se nos quiere hacer creer que un número repetido tiene casi asegurada la silla, hay que apelar a lo onírico para intentar descifrar el posible futuro y por qué no, también el presente enrevesado.

Como siempre la almohada entregó sus respuestas casi al rayar el alba. Lo primero que me sobresaltó fue el rebuznar de un cuadrúpedo, luego vislumbré que la realidad depende de quién pague el mensaje y si el mensaje está bien diseñado puede llegar a convencer a más de un burro.

De ahí que ante el mensaje de que el cambio —que no es tal— es necesario e irreversible, repetido mil veces pueda convertirse en realidad, lo que no explica por qué si tal es la ventaja de esa propuesta de cambio con respecto a otras, se siga invirtiendo millonarias sumas de dinero como si esto no fuera cierto. Es obvio, es un engaño. Dile mil veces al hombre que es burro, que llegará el momento en que se lo crea, incluso los demás hombres lo miraran como burro, casi caigo. Como ya tenía claro que la realidad depende de quién pague para que sea trasmitida a su manera, el resto del mensaje se descifraba más fácilmente aunque resultaba contradictorio. Si el embuste llegaba a tener éxito, a diferencia de lo que algunos creen, sería lo mejor que puede pasar.


Simplemente, porque todo embuste finalmente se descubre, y de tal magnitud es inevitable. Como se pregonó que todos eran lo mismo, tendrán que traer a extraterrestres para conformar un gobierno, pero como esto no lo permite la ley, tendrán que nombrar a los mismos burros viejos. ¡Perdón! Eso no fue lo que prometieron, pero si no lo hacen, ¿qué hacen con las cuadras de burros', ¿los mandan a comer hierba? Lo que puede ocasionar una revuelta de burros. Sin añadir aquellos corderos que llegaron primero y ya están trasquilados.

Y el resto es peor. Como que no podrán meter a nadie preso porque tendrían que meter a más de un burro, y los burros no son tan burros; y no bajarán la comida porque tampoco son tan burros para quemarse los pastizales ellos mismos. Y como también tendrían que acabar con todo lo que huela a Compita y tendrían que reclamar productividad tal como lo hacen en sus potreros o botar a algunos miles que no son burros, al final tendrán un verdadero enredo de burros locos.
Y todo favorecerá a los que no se dejaron convencer de que eran burros. Podrán pregonar a todas voces que todo era un embuste y entonces sí, perpetuarse en el reino de los cuerdos porque los burros realizarían su última burrada final. La conclusión es que en ocasiones es mejor dejar pasar a más de un burro. Desperté cuando un burro contoneándose en forma muy rara decía melodiosamente, que "las" locos eran más. Qué susto, solo era un sueño de burros.
Publicar un comentario