De camarones

Para los amantes de las delicias del mar los camarones son un plato apetecible. Que comensal no disfruta de unos camarones al ajillo o una entrada de coctel de camarones adornada con tiernas hojas de lechuga, simplemente delicioso. Pero la degustación de estos platos no se limita a los restaurantes de la localidad, también pueden encontrarse en lugares inesperados, siendo lo único reprochable la presentación del plato.

Para degustar camarones ahora nos podemos dirigir a la asamblea de diputados donde el plato se ha puesto de moda. Los honorables diputados ahora tienen entre sus habilidades la preparación de camarones los cuales son presentados sin importar que no estén relacionados con el menú de temas que se estén discutiendo.

Nada nos sorprende que se estén presentando camarones legislativos de forma inesperada para su rápida aprobación puesto que son temas que tal vez no gozarían de la aceptación y respaldo de la ciudadanía dado que hay temas más importantes. Este proceder parece ser que es de fácil adopción por los honorables diputados si recordamos que en asambleas del anterior gobierno también ocurrieron hechos similares y se pasaron mariscadas legislativas.

Es censurable que se proceda de esta forma para presentar leyes que no son de importancia notoria y que no se proceda con igual o mayor celeridad presentando leyes que beneficien a las grandes mayorías como por ejemplo el congelamiento de los productos de primera necesidad. Lo que nos queda es esperar que los que hoy presentan estos camarones pasen a oposición o al olvido por la inexorable acción de las fuerzas populares que no permite que gobierno alguno repita. Le quedará como tarea a las asambleas de diputados de futuros gobiernos enmendar de ser necesario esto camarones legislativos o de presentar sus propias iniciativas para favorecer a las grandes mayorías.
A la ciudadanía le queda como tarea no olvidar las actuaciones de algunos diputados para no permitir que se reelijan en futuras asambleas y pasarlos al forzoso retiro político. Debemos recordar que el poder emana del pueblo.
Publicar un comentario