Protestas y cacerolazos

La oposición mostró su descontento en las calles, mientras eran reprimidos. Foto: AP
 
Venezuela / EFE
El presidente electo de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que hay un intento de desconocer las instituciones y subrayó que quien pretenda vulnerar el deseo de la mayoría está llamando a un golpe de Estado, indicó tras ser proclamado ganador de las elecciones presidenciales del domingo.
Al tiempo que prometió cumplir plenamente el legado del fallecido mandatario Hugo Chávez, declarándose el primer gobernante chavista tras el líder bolivariano.
Caprilistas
Miles de opositores manifestaron su rechazo a la proclamación de Nicolás Maduro como ganador de las elecciones presidenciales y presidente electo con manifestaciones y un cacerolazo en Caracas.
En la Plaza de Altamira, en el tradicionalmente opositor municipio caraqueño de Chacao, cientos de personas se congregaron para reclamar el recuento de los votos y defender las aspiraciones del candidato opositor, Henrique Capriles, quien ha afirmado que no va a reconocer los resultados hasta que no se contabilicen de nuevo las papeletas.
“El pueblo unido jamás será vencido”, “Fraude” o “se va a caer, este gobierno va a caer” fueron algunas de las consignas que gritaron los opositores.
A la misma hora en diferentes puntos de Caracas se oyó un cacerolazo en rechazo a la proclamación presidencial de Maduro.
Pronunciamiento
Henrique Capriles llamó al Consejo Nacional Electoral a suspender el acto de proclamación de Maduro hasta que se hiciera un recuento de las papeletas, pero el ente no lo hizo y lo declaró triunfador en una ceremonia en su sede en Caracas.
El candidato opositor pidió a sus seguidores a que si finalmente se producía la proclamación a las 20:00, hora local, se escuchará el sonido de “las ollas y cacerolas en toda Venezuela”.
El CNE informó que con el escrutinio en el 98.7%, Maduro obtuvo un 50.75% de los votos, mientras que Capriles obtuvo el 48.98%, una diferencia de solo 262,473 votos.
 
Crítica.com.pa
 
Publicar un comentario