El uso de drones en zonas urbanas exigirá un plan de seguridad

Día 25/09/2015 - 23.28h


El uso de drones en zonas urbanas exigirá un plan de seguridad

AFP

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha adelantado que la nueva normativa que regula el uso de vehículos aéreos no tripulados, los llamados drones, introducirá el requisito de presentar un plan de seguridad para hacer volar estos aparatos en zonas pobladas. En el nuevo Real Decreto se contempla, además, la posibilidad de que modelos de hasta 25 kilogramos puedan sobrevolar más allá del alcance visual del operador.
«Se va a permitir el sobrevuelo de zonas pobladas siempre y cuando el operador del dron presente un estudio de seguridad, que analice los riesgos que tiene esta operación para las personas», ha señalado Isabel Maestre, directora de AESA, durante la inauguración de la primera edición de Expodrónica, que se celebra en Zaragoza, y que cuenta con la presencia de 71 expositores.
Para ello, la empresa tendrá que demostrar que el dron cuenta con un elemento que mitiga el riesgo de accidente. La agencia baraja cuatro supuestos, entre los que destaca la posibilidad de permitir «buenos visuales» más allá del alcance visual que tiene el piloto utilizando observadores intermedios o acceder a espacios aéreos controlados siempre y cuando se certifiquen los requisitos de probabilidad de fallo exigidos habitualmente en aviación convencional.
Actualmente, se pueden utilizar drones para realización de trabajos aéreos, tal y como explica la AESA, como en actividades de investigación, tratamientos aéreos y fitosanitarios, observación y vigilancia aérea de incendios forestales u operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento.
España cuenta desde hace un año con una normativa queregula el uso de los drones para actividades profesionales, que tienen que cumplir una serie de requisitos para poder operar con ellos. Sin embargo, el uso de estas aeronaves pilotadas por control remoto es cada vez más popular entre los ciudadanos para actividades lúdicas o deportivas y, aunque los requisitos para operar son diferentes a los del uso profesional, también se exige el cumplimiento de una serie de requisitos de seguridad. Se estima que unas seiscientas empresas en España utilizan estas aeronaves para fines profesionales. La normativa prevé multas de hasta 225.000 euros por un uso indebido.
Los expertos vaticinan la explosión comercial de estas aeronavesno tripuladas con control remoto en los dos próximos años. «El sector tiene un crecimiento exponencial muy alto y, aunque aún es un desconocido, ahora se está empezando a conocer sus verdaderos usos. En España ya hay muchas empresas que están fabricando esta tecnología», señala a este diario Isabel Buatas, directora de Expodrónica.
En este contexto, fabricantes de estos aparatos y empresas que prestan servicios auguran el despegue de esta tecnología a raíz de la normativa de AESA, organismo que depende del Ministerio de Fomento, pendiente de aprobación para final de año, y que regulará la utilización de los drones, tanto a nivel profesional como personal.
Publicar un comentario