Ir al contenido principal

Destacado

Martinelli acaparó hidroeléctricas

VERAGUAS
El fiscal de Cuentas solicitó ayer una auditoría a las concesiones otorgadas por Etesa que guardan vinculación con el expresidente.

 Hidroeléctrica San Bartolo, ubicada en Veraguas, en construcción.
Hidroeléctrica San Bartolo, ubicada en Veraguas, en construcción. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez 

Con fondos estatales y argumentando que se trataba de un proyecto estratégico, la Empresa de Transmisión Eléctrica S.A. (Etesa) concretó la construcción de la subestación eléctrica de San Bartolo, en Veraguas, con lo que benefició 10 proyectos, 8 de los cuales están vinculados al expresidente Ricardo Martinelli.

En los proyectos hidroeléctricos de El Remance, Cerro Viejo y Cerro Mina figura directamente Zapata.La inversión estatal, por $13.7 millones, favorecía a empresas en las que aparecen directamente el expresidente, sus hijos, empleados del Súper 99 y hasta allegados y amigos de su círculo familiar, como Leonel Zapata, un cercano amigo de sus hijos y dignatario en varias sociedades junto con el gobernante.


Mientras que Las Cruces, con 14.4 megavatios de capacidad, es parte de Corporación de Energía del Istmo, Ltd., una de las empresas de generación que fue favorecida con la licitación organizada por Etesa el 23 de agosto de 2012. Después de varios cambios accionarios, Corporación de Energía del Istmo quedó constituida con acciones del expresidente Martinelli, sus hijos y el comerciante Navin Bhakta.

Ayer, el fiscal general de Cuentas, Guido Rodríguez, solicitó a la Contraloría una auditoría a las concesiones otorgadas por Etesa para la construcción de hidroeléctricas a la Corporación de Energía del Istmo.

La petición del fiscal se dirige a la concesión y la construcción de la subestación de San Bartolo, la cual no formaba parte del plan de expansión de Etesa, lo que pudo generar una posible lesión patrimonial al Estado al usarse, de manera inadecuada, fondos públicos para beneficio de terceros. 

LA LÍNEA CONDUCE A MARTINELLI
La hidroeléctrica de Las Cruces, vinculada al expresidente Ricardo Martinelli y sus dos hijos, Ricardo y Luis Enrique, comenzará a despachar energía el 31 de octubre próximo según el plan de contratación del Centro Nacional de Despacho de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa).

En estos momentos la planta ya se encuentra en período de prueba.
Las Cruces, con 14.4 megavatios de capacidad, es parte de Corporación de Energía del Istmo, Ltd., una de las empresas de generación que fue favorecida con la licitación organizada por Etesa el 23 de agosto de 2012.

Después de varios cambios accionarios, finalmente, Corporación de Energía del Istmo quedó constituida con acciones del expresidente Martinelli, sus hijos y el comerciante Navin Bhakta.
Estando en la silla presidencial, Martinelli nunca se quitó el sombrero de empresario, valiéndose de información privilegiada para ensanchar su poderío. Gracias a su influencia, se aprobaron proyectos de construcción con fondos estatales que finalmente favorecían el emporio eléctrico que estaba creando.

Para aquel momento, se convocó una licitación de contratación de energía en la que participaron 42 proponentes, pero la comisión evaluadora recomendó la adjudicación a cinco empresas, entre ellas, Corporación de Energía del Istmo. El plan era abastecer a las distribuidoras Edemet, Edechi y Ensa por 15 años (2015-2030).

La recomendación de contratar la energía que iba a generar esta empresa se hizo pese a que en el área donde se construiría la planta no había una subestación de transmisión para conectarse al sistema de interconexión nacional (SIN), pues no estaba incluida en el plan de expansión de Etesa.

Casi un año después de esta licitación, el 26 de febrero de 2013, el Consejo de Gabinete –que presidía Martinelli– aprobó una resolución en la que autorizó la celebración de un acuerdo entre el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y Etesa para construir la subestación.

Etesa construiría la subestación eléctrica de San Bartolo, ubicada en la provincia de Veraguas, con una inversión de $13.7 millones, que serviría para transportar la energía que producirían las plantas hidroeléctricas de Las Cruces y la de San Bartolo, esta última también ligada al expresidente.

La subestación se hizo con recursos del Estado, lo que significa que la inversión no se puede cobrar en la tarifa de transmisión que se tasa a los clientes, reconoció el administrador de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos, Roberto Meana.

Fue un proyecto hecho a la ligera para que las hidroeléctricas pudieran cumplir con los contratos de suministro de energía, dijo un representante del sector, que prefirió no dar su nombre.

Las Cruces y San Bartolo no fueron las únicas beneficiadas con la subestación.
Cuando se aprobó levantar la subestación, un día después del apagón general del 25 de febrero de 2013, el Gabinete alegó que se trataba de un proyecto “estratégico y prioritario” para el país.
Pero la millonaria inversión estatal favorecerá directamente a 10 hidroeléctricas con concesiones en Veraguas, de las cuales, en ocho aparecen desde empleados del Súper 99 hasta allegados del expresidente Martinelli, como Leonel Zapata, un cercano amigo de sus hijos y dignatario en varias sociedades junto con el gobernante.

También en proyectos hidroeléctricos de El Remance, Cerro Viejo y Cerro Mina figura directamente Zapata.

La construcción de la subestación fue planeada por la junta directiva de Etesa, cuyo tesorero era Carlos Manuel Quintero, empleado del Súper 99, y quien además figuraba en una sociedad que también se beneficiaría directamente de esta obra.

Si el Consejo de Gabinete no lo hubiese aprobado, estos proyectos habrían tenido que invertir –en conjunto– más de 10 millones de dólares para conectarse al Sistema de Interconexión Nacional.

Para redondear la maniobra, la obra de construcción de la subestación fue adjudicada en licitación por Etesa –por 13.7 millones de dólares– a la empresa Celmec, S.A., cuyo contacto ante Panamá-Compra es Ernesto Richa Viu, quien, además, es socio de Carlos Manuel Quintero en un proyecto hidroeléctrico que también sacará provecho de la obra estatal.