No puedo pagar la tarjeta de crédito

Post con más de 19,600 visitas desde su publicación, basado en la Novela "Karen no te rindas". Una novela de la vida real, los bancos y los hechos son reales, incorporando nueva información y en un futuro los nombres de los bancos pueden ser publicados. Hay azules, rojos, verdes, y hasta con nombres santos, de todo un poco, ninguno se escapa. Un acreedor puede destruir tu vida sin piedad a menos que sepas como actuar.


Si llegaste hasta aquí, es porque: No pagas tu tarjeta de crédito o quieres saber ¿qué pasaría si dejas de pagar? En cualquiera de esas circunstancias debes prepárate para afrontar la situación, porque no tienes idea de la pesadilla que comenzará y aunque no estés en ningún aprieto financiero seria provechoso que leyeras al respecto. Los consejos brindados aquí pueden servirte para cualesquiera circunstancias. 

¿Qué puede ocasionar que caigas en una situación de impago? Puede ser que siempre fuiste puntual con los pagos, pero por diversas razones, que van desde; crisis económicas, un familiar enfermo, temas de salud, perdida de la relación laboral, errores en inversiones, o que ingenuamente te confiaste comprando todo con tarjetas. Ahora te encuentras con deudas inalcanzables. De eso se trata esta publicación, de consejos como afrontar estas situaciones y de un libro que inspiro esta entrada, independiente del país en que te encuentres las circunstancias son similares y ocurren. 

¿Qué puedes hacer? Existen dos alternativas, afrontarla la situación con serenidad y esta serenidad surgirá del conocimiento para manejar la situación, o desesperarte y caer en acciones descabelladas para salir del problema, inclusive llegar a pensar en el suicidio o alguna otra alterativa impensable.


Si decides afrontar la situación debes ser realista. Las soluciones mágicas no existen, cualquiera que intente hacerte creer lo contrario te miente y solo busca embaucarte. La estrategia a esta situación debe ser real, afrontar las deudas con los instrumentos que te permita la ley y realizar una reestructuración de tu vida con miras a generar más ingresos. Las legislaciones vigentes dependiendo del país, ofrecen mecanismos para afrontar situaciones de impago e insolvencia, el utilizar esos mecanismos te puede servir para ganar tiempo y no caer al abismo, el ignorar la situación puede traer serias consecuencias.

Si decides continuar con esta lectura, tendrás dos compromisos: 

1. Creer en tu potencial como ser humano y que está en nuestra naturaleza no darnos por vencido jamás.

      2. Compartir esta información y hacer más fácil el camino para que otros alcancen el éxito personal.


Ahora te presento dos apartados. El primero es información cómo afrontar algunas situaciones que inevitablemente vivirás si caes en impago y cómo puedes afrontarlas extraídas de la historia de Karen. Sin embargo, debes recordar que estos son consejos para afrontar situaciones, no para solucionar el problema. Debes desarrollar la estrategia para revertir el camino al abismo hacia el camino del éxito. Karen Álvarez” nos compartió unas páginas de su vida que casi la destruyen y que produjeron todo lo contrario, su transformación. Este es el segundo apartado, acerca del libro y cómo puedes adquirirlo, no es información ficticia, ni publicidad, son situaciones reales que ocurrieron, están ocurriendo y seguirán pasando por que nadie nos prepara para afrontarlas. La historia de Karen es valiosa, aunque no estés en situaciones de problemas financieros puesto que puede representar información que te prepara para cualquier posible problema. Karen desarrollo una capacidad innata en todos los seres humanos, se convirtió en una resiliente.


Primer apartado:


1.-Conoce tus derechos como deudor y la legislación. Lo primero y más importante que debes entender es que eres un deudor y no un delincuente, por lo tanto, tienes derechos y no debes permitir que te traten mal, aunque les debas a varios bancos. Si te encuentras con la situación de no poder seguir pagando tu tarjeta de crédito o por alguna otra circunstancia no quieres continuar con tu tarjeta de crédito existe en Panamá y en la mayoría de los países formas para terminar tu relación con el banco y cancelar los saldos adeudados. Este mecanismo en Panamá es: Ley 81 del 31 diciembre 2009 en su Artículo 13.


“El tarjetahabiente podrá dar por terminado el contrato de tarjeta compareciendo personalmente a las oficinas del emisor o mediante comunicación a este, por escrito o por las vías tecnológicas que el emisor ponga a su disposición. Una vez recibida esta comunicación por el emisor, no podrá hacerse ningún tipo de cargo o recargo por ningún concepto, salvo los intereses devengados por el uso del dinero hasta el día de la cancelación del contrato” 


El devolver su tarjeta acogiéndose a la ley 81, puede librarte de anualidades, penalizaciones y todos aquellos cobros que aplican a una tarjeta de crédito. Usted tendrá un compromiso sobre una cantidad fija sobre el cual se le cobrará intereses. Pero los bancos se pueden resistir e intentar toda clase de maniobras para evitarlo. Al devolver su tarjeta usted adquiere un compromiso más manejable, pero algunos bancos penalizan esta acción imponiendo altos intereses y mensualidades draconianas para impedir que devuelva la tarjeta. Si eso ocurre debe concientizarse que ese banco ya no es una opción, si ahora que usted está en una situación difícil lo estrangulan debe buscar alternativas de otros bancos la competencia es amplia. 

2.- No hay cárcel por deudas, pero por eso no debes pensar que no debas cumplir con el pago de la deuda. No te pueden meter a la cárcel por una deuda.


3.- No permitas cobranzas ilegales y abusivas. Mucho de lo que te dicen los cobradores son mentiras, documéntate e investiga.


4.-Que no te asusten los avisos de embargo o acciones judiciales. No pueden llegar a embargarte sin haberte demandado ante un juzgado correspondientes, es muy común que los cobradores llamen por teléfono y/o manden cartas de amenazas donde dicen que te van a embargar y eso es una gran mentira: Las notificaciones por demandas judiciales las debe hacer el Juzgado plenamente identificado, NUNCA se hacen por teléfono.


5.- Embargos falsos. En ocasiones los cobradores intentan llevar a cabo embargos falsos e ilegales, y aprovechan el desconocimiento de los deudores para llevarlos a cabo. No lo permitas. Nadie puede penetrar a tu domicilio sino es una autoridad competente, ni llevarse ningún bien o pertenencia tuya. Está consagrado en nuestra constitución; Título III, Capitulo 1, Garantías Fundamentales. Artículo 26. El domicilio o residencia son inviolables. Nadie puede entrar en ellos sin el consentimiento de su dueño, a no ser por mandato escrito de autoridad competente y para fines específicos, o para socorrer a víctimas de crímenes o desastres. No acepte que le digan que es un abogado y que procederá a embargarle o la frase “recuperación de deuda”, un abogado no procede de esa forma. Tiene que existir una sentencia de un Juez competente y usted tiene que haber sido notificado de esa sentencia. 

6.- Demandas y embargo reales por deudas de tarjetas de crédito. Para embargarte primero deben demandarte y eso es todo un proceso. Es importante aclarar que la demanda es un derecho que tienen los acreedores y que puede ocurrir. Y si ocurre igualmente no es el fin del mundo, puedes presentar tus alegatos en un proceso para defenderte. Lo más recomendable es buscar asistencia legal. Asistencia legal y tener presente que en Panamá tienes solo dos días para contestar la demanda desde que fue notificado. 

7.- Cuidado con las ayudas de terceros. No necesitas un tercero para negociar con un banco y lograr un acuerdo de pago, ya que, si tienes toda la información necesaria, tu solo puedes aguantar el acoso, ahorrar, negociar y liquidar la deuda. Pero si entras en una verdadera demanda debes buscar la ayuda de un abogado.  Tarifa de honorarios profesionales mínimo de los abogados en la República de Panamá 

8.-  Protección legal contra demandas.  No te dejes engañar por empresas disfrazadas de asociaciones que ofrecen protección en caso de demandas de tarjetas de crédito a cambio de una mensualidad. Si lo contratas estarás pagando por algo que no necesitas.


9.Re-estructuración de deudas. La re-estructuración de deuda puede ayudarte, pero también puede meterte en peores problemas incrementando tu deuda. Fíjate bien en que te están ofreciendo.


10.Cobros forzosos en tus cuentas. Si decides suspender los pagos para buscar alternativas debes estar consiente que los bancos intentarán cobrarte, intentarán deducir de las cuentas de ahorro, quincena o cualquier otra cuenta que tengas con el banco al que suspendiste los pagos. El cobro a tus cuentas es LEGAL porque lo autorizaste, seguramente sin saber, al firmar el contrato de la tarjeta de crédito. Importante aclarar que los cobros forzosos solo se pueden dar entre las cuentas del mismo banco. Se ha dado el caso de bancos que al deudor tener otras obligaciones (al día) con ese banco, ejercen acciones violentas como, por ejemplo, exigir la ejecución de hipoteca por tener una tarjeta morosa. 
  
11.- Protege tu quincena de los cobros forzosos. Cambia tu depósito de sueldo: si vas a suspender los pagos en un banco donde tienes tu sueldo, tienes altas probabilidades de que te cobren y descubras que no te dejaron nada. Para evitarlo debes cambiarte de banco. Esto solo es como medida de protección para que puedas seguir buscando alternativas y no te quedes sin medio para vivir, pero no es una medida para evadir la deuda.


12.- Tomate las cosas con calma. Bajo estrés no puedes tomar las decisiones adecuadas, por eso debes dejar de atormentarte, muchas otras personas están igual o peor que tú, pero ya estás informándote, si enfrentas la situación y buscas alternativas puedes salir del impago.


13.-  A continuación, modelos de cartas que puedes utilizar para notificar al banco que devuelves tu tarjeta de crédito sin sufrir consecuencias negativas en función de la existencia de la Ley 81 en Panamá o solicitas una restructuración de tus compromisos.  

14.- Sin embargo puede que el banco no quiera llegar a ningún acuerdo y decida presionarte con proceder con un embargo judicial, ante esto debes tener presente, que un proceso judicial por deudas no es un proceso inmediato y no es unilateral, entran en escena las instancias judiciales quienes son las que deciden si este embargo procede o no, y en el peor de los casos, la ley establece en el artículo 1649 del Código Judicial, aplicable a los secuestros, que sólo puede secuestrarse el 15% del excedente del salario mínimo que devenga el demandado con su empleo. El Código de Trabajo también prevé en sus artículos 162 y 163, que es inembargable el salario hasta el importe mínimo legal, situación es válida también para el secuestro de salarios.


15.- No se deje amedrentar por las presiones, intentaran toda clase de estrategias para presionarlo a que pague a como dé lugar. Todo ciudadano tiene derecho de defenderse ante situaciones inesperadas. Usted no tiene tampoco que ceder ante las presiones de los cobradores y no tiene que dar información que no ha sido requerida por ninguna acción judicial proveniente de autoridad competente. Tenga presente que en las llamadas para cobrar se busca el cobro para llegar a metas impuestas mensualmente a los cobradores, sin importar su situación personal, así que no crea que lo están tratando de ayudar. 

16.- Ante las controversias en el proceso de cobro existen las instancias de apelación:

Para efectos de la aplicación de la presente Ley, actuarán como autoridad competente las siguientes: 1. La Superintendencia de Bancos, cuando el emisor es una institución bancaria. 2. La Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia, cuando el emisor no sea una institución bancaria. Cuando se realiza la notificación al Banco de que quiere realizar a un arreglo, el banco tiene 30 días para darle respuesta, dependiendo de la respuesta o si no tienes ninguna respuesta puedes acudir a las instancias arriba mencionadas, con la notificación que se hizo al banco. 


17. - Lo más recomendable es que sea sincero con el banco y notifíquelo por escrito. Trate de cumplir con la deuda, aunque sea a largo plazo porque fue un compromiso adquirido y debe honrarlo, pero si no puede inmediatamente no sucumba ante las presiones de los cobradores. Infórmese cómo funciona el sistema de información crediticia. LEY No. 24 de 22 de mayo de 2002 que regula el servicio de información sobre el historial de crédito de los consumidores o clientes.   

A pesar de todo, puede que los bancos sin importar sus esfuerzos y sinceridad impongan sumas impagables e inevitablemente lo que ocurría es una demanda. Ante ese escenario tendrá que defenderse, a los bancos no les interesa su situación personal solo quieren recuperar el dinero y con intereses. En ese momento se cuestionará muchas cosas que debió concienciarse antes de caer en semejante situación. Esa es la historia de Karen, una persona ingenua que creyó que los bancos eran sus amigos y descubrió que todos indistintamente atropellaran a cualquiera. 

Apartado segundo
El libro Karen no te rindas. Una historia de ingenuidad, amor, dinero y resiliencia. Es un testimonio avasallador de lo que es una deuda. No es una historia más, para vender un libro, es una historia extraída de testimonios reales. Si crees que tener una deuda es un asunto trivial, te equivocas. En un pasado para saldar una deuda te quebraban las piernas, ahora, no te agredirán físicamente, pero te quebraran moral, mentalmente y te aplastaran hasta que pagues. La información en este post es parte del libro y fue el producto de investigaciones las cuales te ayudaran a encontrar los elementos para alcanzar el éxito en este tipo de situaciones o en cualquier otra.

Testimonio lectores de Karen: "Este libro me ha traído luz a mi camino. No logre encontrar información en internet respecto a que pasa cuando no puedes pagar las deudas. No hay información, pero encontré este libro y me ha traído paz y ganas de seguir. No se trata de cómo se ven las cosas ahora, aunque parece que no hay salida. Ojalá hubiera leído este libro antes. Soy una Karen y voy a salir adelante".


¡NUNCA SE RINDAN!
6 comentarios