Ir al contenido principal

Destacado

Era una ciudad de plastico de esas que no quiero ver...



Gabriel J. Perea R. 

Tributo a Ruben Blades….cuando lanzas las canciones al viento ya no te pertenecen y en ocasiones se convierten en realidades irrefutables. 


El cantautor Rubén Blades es el ganador del Grammy al mejor álbum tropical latino 2016. Rubén sigue dejando en alto el nombre de Panamá, a través de sus canciones. Son temas que plasman grandes realidades, no solo panameñas, sino latinoamericanas y, por qué no decirlo, son realidades reflejadas en cualquier continente. Entre ellas me viene a la memoria una canción que, aunque fue escrita hace algún tiempo, no pierde vigencia. Es aquella que dice:

“Era una ciudad de plástico, de esas que no quiero ver, de edificios cancerosos, y un corazón de oropel, donde en vez de un sol, amanece un dólar, donde nadie ríe, donde nadie llora, con gentes de rostros de poliéster, que escuchan sin oír, y miran sin ver: gente que vendió por comodidad su razón de ser y su libertad”.

Hoy yo la cantaría, aunque no le guste a muchos, porque formamos parte de esa sociedad que acepta una justicia de plástico (falsa), propia de esa “gente que se vende por comodidad y que perdió su razón de ser y su libertad”. Quien diga lo contrario, miente. Solo escuchemos lo que dicen algunos mil veces, hasta que lo creamos, hay persecución política al investigar lo que ocurrió en el gobierno anterior. ¡Qué fallo!

Entonces, los administradores de justicia también son seres de plástico que venden su razón de ser, porque si otro gobierno hubiese ganado nada se hubiese investigado, ¡nada! Y hay quienes pregonan que, terminado este gobierno, se acaba la actuación, porque –como seres de plástico– los administradores de justicia se acomodarán al nuevo inquilino de la Presidencia, y todo quedará en el olvido.

Ante esto, también podríamos decir: “No te dejes confundir, busca el fondo y su razón, recuerda se ven las caras, pero nunca el corazón”. Tengamos eso presente para el próximo vendedor de sueños que nos diga que quiere ser presidente.

Aquellos que pregonan que es persecución política investigar todo lo que pasó en el gobierno pasado, insultan nuestra inteligencia, argumentando que los administradores de justicia son gente de plástico, que sobrevive en un sistema corrupto y que responde al mejor postor.

“... Señoras y señores, en medio del plástico, también se ven las caras de esperanza... se ven las caras orgullosas, que trabajan por una Latinoamérica unida, y por un mañana de esperanza...”.

A los que pierden la esperanza en su sistema, en sus gobiernos y en sus políticos, les recuerdo esta parte de la canción: “Estudia, trabaja y sé gente primero, allí está la salvación”. “Nunca vendas tu destino por el oro ni la comodidad, nunca descanses, pues nos falta andar bastante”...