Electricidad, recurso vital

COLUMNISTAS 12:00 a.m. lunes 7 de marzo de 2016

Aunque esta es una discusión que sería interminable, le preguntaría al lector: ¿cree usted que la electricidad es un recurso vital? 

Gabriel J. Perea R.
opinion@laestrella.com.pa

Aunque esta es una discusión que sería interminable, le preguntaría al lector: ¿cree usted que la electricidad es un recurso vital?, ¿cree usted que la vida puede sustentarse sin electricidad?
¿Para qué nos sirve la electricidad? Serían cientos las respuestas, como conservar nuestros alimentos refrigerados, iluminarnos en la oscuridad, comunicarnos, y usted puede mencionar muchas otras más, pero esencialmente nos permite tener una vida confortable, alejados de la imagen de los hombres de las cavernas iluminados por una fogata. Esto a nivel individual; colectivamente, es el motor de la producción.
Pero la electricidad no está disponible para todos, hay poblaciones que no tienen electricidad, pobladores de áreas rurales distantes de los centros urbanos y en algunos casos muy cercanos a la ciudad, pero, aunque les llegara la electricidad, dudosamente podrían pagarla por sus escasos recursos económicos.
El monopolio de la electricidad está en manos de empresas que para ellos es solo un negocio, no tienen en su ámbito las necesidades sociales, la electricidad en nuestro país representa un gasto significativo del presupuesto familiar. En algunos casos imposible de costear, a pesar de que el cálculo de los precios de la electricidad tiene un componente de combustible, que, aunque hoy el precio del barril de petróleo está por el suelo, no varía sustancialmente en mermar el precio. Sin mencionar que el otro componente es hídrico, donde abunda en sus fuentes de generación, pero parece que el agua en Panamá vale mucho más que el petróleo.
Es un negocio redondo para las compañías de electricidad, ya sean generadoras o distribuidoras, la clientela está cautiva, sin posibilidad de otra alternativa. El encadenado cliente está sujeto a las acciones de estas empresas, ya que tienen el monopolio.
Siendo la electricidad un elemento que es determinante para el desarrollo nacional, no está disponible para todos, y para aquellos que pueden pagarlo, es un bien condicionado, porque si, por algún motivo, no paga el servicio, la empresa lo priva del suministro, sin considerar ningún factor, como la pérdida de alimentos refrigerados, medicinas y sin considerar que la electricidad puede estar siendo utilizada para la sustentación de la vida, como, por ejemplo, para aquellas personas que dependan de aparatos respiratorios. No hay consideraciones sociales de por medio, es un negocio sin rostro social, aunque parte del servicio es subsidiado por el Estado.
Usted debe mantener la cuenta dentro de los parámetros que ellos imponen, si no cortan el suministro, aplican recargos, y lo peor, el restablecimiento del servicio puede durar días; pero, cuando ocurre una falla eléctrica no se descuenta ni un centavo al cliente. Y los pagos aplicados por cualquier medio, ya sea en línea o por ventanilla, no se reflejan hasta días después, el dinero pagado permanece en una dimensión desconocida, donde nadie sabe qué pasa misteriosamente.
La disponibilidad, la modernización de un servicio, como la generación y distribución de electricidad, es hoy día un negocio, pero el producto está destinado a la sustentación de la población y no es lo mismo clientes residenciales que clientes comerciales, pero para algunas empresas vale más una factura que la vida humana, es solo un negocio.
ASESOR TECNOLÓGICO Y ESCRITOR.
Publicar un comentario