Poesía Patria Retorcida

¡Oh celda tan pequeña, situada en esta cárcel,
donde no existe cielo y vibro de temor,
en ti resuenan todas mis faltas, lo mismo
que el mal en la asquerosa celda de mi prisión!

Revuelvo la mirada y siempre siento espanto
cuando no veo la forma de poder huir de aquí...
¡Quizás nunca supieran que yo robaba tanto,
si el pueblo no prefiere a Varela al votar!

La Patria es el recuerdo... pedazos de mi vida,
envueltos en montones de plata sin honor,
la gente tan rumbosa, la música estruendosa
y el pueblo siempre triste, con hambre y con dolor.

La patria son los viejos amigos retorcidos,
que en actos de lujuria, buen vino se bebió,
en dónde son los bares antiguos conocidos,
que al Banco le recuerdan la plata que ahí quedó.

En vez de estas paredes tristes de acero frío,
en dónde ni una mosca se atrevería a volar,
dejadme el bello yate donde pasé bebiendo,
dónde guardé dinero, donde aprendí a cantar.

¡Oh mis noventa y nueve, queridos y lejanos,
yo aun cuento el dinero que pude transferir!
He visto otros negocios, oí buenos consejos,
pero ninguno pudo, ¡tiendas mías queridas!,
ganar como vosotras, para poder lavar.

La Patria es el recuerdo, retazos de mi vida,
compuestos de chanchullos y estafas sin temor
la desalmada Alma, el Mimito sabido,
Camacho ya sin cachos, sin plata y sin honor.

¡Oh Patria tan pequeña, que cabes toda entera,
debajo de las alas de mi preciado avión:
quizás fuiste tan chica para que yo quisiera,
robarte toda entera y esa fue mi ilusión!


Autor: Ricky Ricón, Miami County Jail, Florida, USA
Publicar un comentario