Ir al contenido principal

Destacado

Bebida de alcachofas y pomelo para adelgazar


Gracias al agua de alcachofa conseguimos mantener equilibrados los niveles de glucosa y evitamos los ataques de hambre. Combinada con el pomelo nos ayuda a acelerar el metabolismo y a depurar toxinas.


A la hora de seguir una dieta de adelgazamiento debemos tener claro un aspecto: hay que bajar de peso sin perder la salud.

  
Son muchas las personas que se someten a estrictas dietas donde lo que se consigue en realidad es reducir kilos de forma rápida, pero dejando la piel flácida, sin apenas masa muscular. 

  
Al cabo de unas semanas, experimentan el temido "efecto rebote" y vuelven a subir de peso. No es lo adecuado. Nunca debemos caer en estos extremos. 

  
A la hora de adelgazar siempre es conveniente acudir a un médico para que, teniendo en cuenta nuestras particularidades y necesidades, nos ofrezca unas pautas básicas. 

  
Todos tenemos claro que no existen los milagros, y que para conseguir un cuerpo más ligero, necesitamos voluntad, una dieta variada y equilibrada, y complementarla con algún remedio natural que nos sirva de ayuda. 

  
Hoy queremos hablarte de esto último: de una bebida a base de agua de alcachofas y pomelo (toronja) como sencillo complemento que introducir en nuestra dieta. ¿Te animas a probarlo? 

  
Beneficios del agua de alcachofa y el pomelo para bajar de peso 
Tanto la alcachofa como el pomelo son dos alimentos que, por separado, se alzan como fuentes naturales de vitaminas y minerales. 

  
Ahora bien, uno de los remedios más clásicos para acelerar el metabolismo y ayudarnos a depurar grasa es, sin duda, el agua que resulta de la cocción de las alcachofas junto con algún cítrico. 
En este caso nos puede ir bien tanto el limón como el pomelo. 
El agua de alcachofa nos aporta inulina, un tipo de glúcido que nos permite mantener los niveles de glucosa en un adecuado equilibrio. 

  
Combinar agua de alcachofas con pomelo nos ayuda a reducir el colesterol que tiende a acumularse en los intestinos. 

  
Tanto el pomelo como el agua de alcachofa son dos modos de depurar nuestro organismo y de eliminar toxinas. 

  
Este remedio natural es bajo en grasas y rico en múltiples nutrientes: 
Vitaminas del complejo B 
Vitamina C 
Vitamina D 
Calcio 
Potasio 
Sodio 
Magnesio 
Cinc


El agua de alcachofa junto con el zumo de pomelo es un remedio diurético que nos permite combatir la retención de líquidos. 
  
Favorecen la función hepática y renal. Un hígado que trabaja de modo adecuado nos ayuda a depurar mejor las grasas. 

  
Si consumimos esta bebida de alcachofas y pomelo a lo largo de 10 días, conseguiremos acelerar el metabolismo y complementar de forma saludable nuestra dieta adelgazante.