Los gimnasios están llenos pero las librerías vacías