Nadie se hizo fuerte...