Cinco alimentos que provocan mal aliento


El cepillado, el uso de hilo dental y el enjuague son excelentes maneras de mantener la boca saludable y limpia. Pero para todas tus maniobras defensivas, tu aliento seguirá siendo, de vez en cuando, un poco ofensivo. Aunque no es para preocuparse. De todas las causas del mal aliento, el 80% está justo debajo de la nariz: en los alimentos que consumimos. Echa un vistazo a algunos de los agentes responsables clave:

1 el ajo 
Si bien no es sorprendente que el ajo se encuentre en la lista, lo que podría impactante es cómo el ajo puede dejar su huella sulfúrica en otros lugares además de la lengua. El ajo también se absorbe en el torrente sanguíneo, lo que permite que una segunda ola de olor llegue a los pulmones, donde puede escapar libremente por la boca. Una vez absorbido, el ajo emite un aroma amargo por los poros. Sin embargo, ninguno de estos motivos debería ser suficiente como para renunciar por completo al ajo. Solo trata de no consumirlo en exceso y, cuando hayas finalizado, elimina los restos de ajo de tu boca mediante el cepillado y el uso de hilo dental. También recuerda enjuagarte la boca dos veces al día. 

  
2 la cebolla 
Al igual que el ajo, el olor de la cebolla persiste tiempo después de que has terminado de comerla. Esto se debe a que ambos contienen compuestos sulfúricos que se absorben en el torrente sanguíneo y vuelven cuando menos lo esperas. Protégete aún más mediante el cepillado, el uso de hilo dental y el enjuague. 

  
3 los productos lácteos 
La leche puede beneficiar al organismo, pero puede ensuciar la boca. Esto se debe a que las bacterias naturales de la lengua se alimentan de los aminoácidos que se encuentran en la leche y en los quesos, lo que da como resultado un olor hediondo y desagradable. 

  
4 El atún enlatado 
Nunca una persona va a confundir el aroma del pescado con, por ejemplo, la madreselva. Pero algo del atún enlatado lleva la hediondez a un nivel completamente nuevo. Los mariscos naturalmente comienzan a tener un olor agrio y fétido a medida que se oxidan, un proceso que de alguna manera se ve exacerbado por el proceso de almacenamiento en una oscura lata de metal. 

  
5 el rábano picante 
Cuando lo único que da a una planta su sabor distintivo es también su defensa natural contra los animales hambrientos, sabes que el producto derivado persistirá después de que la planta haya sido digerida. Este es el caso del rábano picante. El compuesto químico isotiocianato es lo que permite a este tubérculo común preparar salsas de cóctel, aderezos y respirar un aroma y un sabor únicos. 

Publicar un comentario